Fundación Pan y Vida

Dios te da, para dar al que necesita

Fundación Pan y Vida nace por instrucción del Señor. Cuando los pastores principales Juan Carlos Parra y su esposa Vanesa Vergara viajan por instrucción del Señor a Bolivia, Él les mostró que iban a poder llevar además del ministerio, ayuda social y ayuda a las familias.

Habiendo empezado el ministerio APR Santa Cruz, el Señor en sueños enseñó que nos permitiría extendernos y nos llevaría a un lugar donde podríamos llevar alimento, medicina, ropa, apoyo escolar… . Ese lugar fue Satélite Norte. Nace en ese momento APR Satélite Norte.

Fundacion Pan y Vida aunque principalmente ayuda a niños con gran necesidad, también esta apoyando a las familias; su labor es enseñar el amor de Dios a través de la ayuda humanitaria como la enseñanza, alimentación e higiene, sanidad, …, etc.

Dios ha sido fiel en proveer a la Fundación; desde nuestros propios recursos, ayuda enviada desde APR Santa Cruz como ofrendas esporádicas desde España que se han convertido en forma de comida, ropa, artículos de primera necesidad, material escolar. Toda una ayuda que hemos estado canalizando con mucho cuidado, mucho cariño y con una atención específica para los niños y familias.

En una ocasión especial, reunimos una ofrenda de distintas congregaciones que se convirtió en víveres, zapatos, equipaciones de fútbol para los hermanos que están en el centro penitenciario y que están haciendo una labor muy hermosa es ese lugar.

Hemos descubierto necesidades de acompañar a las familias a una mayor cohesión, un orden y apoyarles a que los niños puedan sacar sus estudios adelante.

Vemos la necesidad de ayudarles con maestros de una manera específica y que las familias puedan ampliar sus horizontes de felicidad, de fortaleza, propósito, y sobretodo de poder soñar con ir a más, con poder ayudar a otras familias.

Queremos mostrar el amor de dios a la necesidad y apuros que vive cada persona

Una vida diferente

Fundación Pan y Vida se dedica a dar vida, una vida diferente a la que los niños están viviendo, una realidad diferente donde pueden salir adelante y donde puedan ver que se vive diferente. Una realidad que ellos desconocen.

Misionero Fundación Pan y Vida
Vida en Abundancia

Es satisfactorio ver como Dios hace de una persona de la calle una persona profesional, alguien que ahora aporta a la sociedad y que ahora también puede ayudar a otros. Dios hace que tengamos vida y vida en abundancia, esa es la obra en Cristo.

Pastor Fundación Pan y Vida
Como nuestros hijos

Hacemos y actuamos como desearíamos que hicieran por nuestros hijos, nuestros matrimonios, aquí nadie viene porque su matrimonio está perfecto, ni porque un niño haya comido, vista bien; todo lo contrario. Gracias a Dios hemos podido concienciar sobre a higiene, nutrición. Ahora los niños piden cosas que ellos antes desconocían.

Misionera Fundación Pan y Vida
Dar no significa nada

Uno piensa que el diezmo es solo para lo económico, pero es tu tiempo, es lo que Dios te da. Es TODO. Dios te da para dar al que necesita.

DANIEL
Satélite Norte, Bolivia

No es solo apoyar, es aportar, para que lo que manifiesto con mi boca se haga realidad

Estamos muy contentos porque sabemos que esto es una obra que ha nacido del corazón de Dios y que está avanzando paso a paso, mes a mes con el trabajo maravilloso de los hermanos que están allí; abriendo los brazos y haciendo llegar la ayuda desde España y otros lugares.

Parte de ese respaldo que recibimos en la Fundación es el favor que hay con los hermanos, que han ayudado con ofrendas, con alimentos, con tiempo; han sido voluntarios y se han sembrado para ser profesores de los niños, dando charlas de educación, planificación familiar y educación sobre temas sanitarios.

El Señor dijo: A los pobres siempre los tendréis entre vosotros. La iglesia nace ya con una vocación de darse, de hacer una labor social, de cuidar a los más necesitados; la compasión está en el ministerio del Apóstol Pablo, no se podían olvidar de los pobres.

¿Como sabrán que somos hijos tuyos? De la manera en que os amáis los unos a los otros, así ellos sabrán que son hijos míos.

Si nosotros mostramos su amor, vamos a poder cambiar realidades, cambiar vidas y la percepción no solo de los niños sino también de familias completas.

Ayúdanos a poner esa sonrisa en los niños, a dar esperanza a aquel que creía que ya no había esperanza, con cada aportación, con tu ayuda y con tu esfuerzo podemos llegar a muchos en este tiempo.

Moviéndonos con la guía del Espíritu Santo grandes cosas Dios hace. No son las fuerzas del hombre, ni las buenas intenciones. Ahora vemos lo sobrenatural de Dios, lo poderoso de Dios en acción.

Queremos seguir siendo parte de ese milagro, de esos pequeños o grandes milagros y te invitamos a que tú también lo seas.

Gracias por conocer la Fundación Pan y Vida.